“Para mí, no es viable un país en el que los niños nacen con posibilidades de educación TAN POLARIZADAS. En otras palabras, habrá quienes la tienen asegurada mientras otros difícilmente accederán a ella. Eso no es ni lógico, ni natural”
​Por: Dino Segura.Coordinador General Corporación EPE

Imagen

Tal vez nunca como ahora habíamos estado ante la posibilidad real de construir un país distinto. Aunque no conozco a fondo los programas, por lo que he leído, estos comentarios son pertinentes. No quiero decir que antes no hayamos sido gobernados por personas conocedoras de la manera como se vive y gobierna el país que incluso soñaron con un país distinto. Creo que por ejemplo López Michelsen, Belisario Betancur y Ernesto Samper quisieron cambiar al país, pero fueron incapaces de superar las dificultades siempre enormes y en estos casos agrandadas por las trabas que puso el país político.
En mi opinión el punto determinante esta en cómo logramos un país menos inequitativo. Es decir, se trata de pensar en posibilidades de país en el que todos podamos SER, podamos realizarnos, así sea solo en la satisfacción de muestras necesidades mínimas. La manera como se ha manejado el país ha profundizando las diferencias, hasta tal punto, que se han convertido ciertas prácticas en asuntos naturales y evidentes, aunque profundicen más las diferencias.  Para mí, no es viable un país en el que los niños nacen con posibilidades de educación TAN POLARIZADAS. En otras palabras, habrá quienes la tienen asegurada mientras otros difícilmente accederán a ella. Eso no es ni lógico, ni natural. Pero así es, aunque no debería ser así. Y no solo es eso, sino también que aceptamos tal situación como si así tuviese que ser, de tal suerte que se dice: yo le doy educación hasta donde pueda, si no hay con qué, pues que salga trabajar. En mi opinión el que tiene que responder por la educación es el Estado.
Y el caso de la salud es similar y el esquema se repite ante prácticamente todos los derechos y necesidades. que haya niños que desde nacer sabemos que no tendrán nada, no es asunto natural y menos en un país que tiene con qué. Mientras hay quienes desde nacer tienen asegurada su situación laboral, otros tienen que recurrir a la buena suerte para satisfacerla.
En este caso, mientras Petro plantea que tiene que haber otro tipo de administración, Duque plantea continuar con el mismo esquema de administraciones anteriores, eso explica en parte por qué toda la clase política tradicional lo esté acompañando.
 Existen al menos dos condiciones para disminuir la inequidad.  La primera condición: que los recursos se aprovechen bien, como ha dicho y hecho Petro y no lo recuerda recalca Mockus los recursos del Estado son ¡Sagrados¡ Utilizando bien lo que tenemos avanzamos mucho. Aquí no hay que estar en el centro, hay que ser EXTREMISTAS: ¡No a la corrupción!
 La segunda condición: Recuperar la capacidad de producción, industrialización e investigación en Colombia; esto articulará el modelo económico con la investigación en ciencia y tecnología y la formación en educación.
En este caso la posición de Petro es RADICAL, tenemos que trabajar por la sustitución de los combustibles fósiles, en la industrialización del campo, en la investigación y la innovación.
Si miramos quiénes son los acompañantes de cada uno de los candidatos y los asociamos con nuestra historia, las cosas son más claras aún. En un extremo están personas asociadas con por ejemplo REFICAR, ODERBRECHT, AGROINGRESO SEGURO etc., proponiendo un país que sea la continuación lineal del de siempre, en el otro grupo están científicos, artistas, administradores públicos exitosos y grupos de estudiantes optimistas, organizaciones sociales e incluso personalidades de otros países.
Así pues, creo que la POLARIZACIÓN es inevitable, es muy difícil matizarse la defensa de lo mal habido, con sus prácticas tradicionales, en un extremo, con la defensa del Estado como una entidad sagrada en el otro.